Saltar al contenido

¿Qué es el OBD2?

El sistema OBD2 es esencial en la industria automotriz actual, ya que la electrónica de los vehículos se ha vuelto más compleja que nunca.

Los sistemas de comunicación de interfaces permiten ver en tiempo real el estado de los múltiples sistemas de un vehículo, detectando fallos en sensores o sistemas electrónicos a través de luces testigos en el odómetro.

Este protocolo de control es regulado por ley y es obligatorio en todos los vehículos, siendo denominado OBD2 en los vehículos europeos.

el OBD2

Historia del OBD2

El sistema OBD (On Board Diagnostics) fue desarrollado en los años 80, cuando los motores de los vehículos comenzaron a incorporar sistemas de control electrónico más complejos. Este sistema permitía a los mecánicos conectarse a un puerto especial en el motor del vehículo y recibir información sobre el rendimiento del motor, lo que les permitía detectar y solucionar problemas más rápidamente.

Sin embargo, cada fabricante tenía su propio sistema OBD, lo que dificultaba la tarea de los mecánicos al tener que familiarizarse con varios sistemas diferentes. Esto llevó a la creación del estándar OBDII, que fue introducido en 1996 y es utilizado en todos los vehículos en Estados Unidos a partir de ese año.

El OBDII es un estándar que permite a los mecánicos acceder a información del sistema de control de emisiones del vehículo a través de un puerto de diagnóstico estandarizado. Este puerto suele estar ubicado en algún lugar del vehículo, como en la zona de los fusibles, bajo el volante o en la puerta del copiloto.

Tradicionalmente, la conexión a los sistemas OBD ha sido mediante RS-232 con cable. Sin embargo, en la actualidad, las conexiones bluetooth y wifi también han llegado al sector del motor y ya hay vehículos que mediante estos protocolos sin cables se conectan a diferentes dispositivos externos, como un ordenador, una tableta o un Smartphone para ejecutar la diagnosis de fallos y/o averías.

El funcionamiento de los sistemas OBDII se puede resumir en tres pasos: el primer paso es conectar el dispositivo de diagnóstico a la toma OBDII del vehículo; el segundo paso es iniciar la sesión de diagnóstico en el dispositivo de diagnóstico; y el tercer paso es leer y borrar los códigos de falla y ver los datos en tiempo real.

La mayoría de los técnicos están bastante familiarizados con el funcionamiento de «Check Engine» o «Lámpara indicadora de mal funcionamiento» (MIL). Para minimizar la aparición de lámparas MIL falsas, el sistema OBDII está programado de modo que la lámpara MIL solo se encienda si se ha detectado un cierto tipo de falla dos veces en las mismas condiciones de conducción. Con otras fallas (aquellas que generalmente causan un salto inmediato y significativo en las emisiones), la luz MIL se enciende después de una sola ocurrencia.

En resumen, el OBDII es un estándar que ha simplificado la tarea de los mecánicos al proporcionar un sistema de diagnóstico estandarizado para los vehículos. Además, la conexión inalámbrica a través de Bluetooth y Wi-Fi ha hecho que el diagnóstico de los vehículos sea más fácil y eficiente. Es importante saber con qué tipo de código se está tratando para poder diagnosticar correctamente un problema y solucionarlo de manera efectiva.


códigos de diagnóstico automotriz OBD2

Los códigos de diagnóstico o códigos de error pueden activar la lámpara MIL con solo una detección de fallo.

Cuando se establece un código de error, el sistema OBDII también almacena un registro de historial de fallas y datos de cuadro congelado para ayudar en el diagnóstico del problema.

Esta información puede ser muy valiosa para los técnicos, ya que les permite rastrear el problema hasta su origen y realizar las reparaciones necesarias de manera más eficiente.

Estructura de códigos OBD2

Estructura de códigos OBD2

Los códigos de error del sistema OBD2 tienen una estructura definida que permite identificar la naturaleza del problema que ha sido detectado. El formato de los códigos consta de una letra seguida de cuatro números.

La letra indica el área del sistema en el que se ha detectado el problema. Por ejemplo, la letra «P» indica problemas relacionados con el tren de potencia (motor y transmisión), mientras que la letra «B» se refiere a problemas con el cuerpo del vehículo (carrocería, puertas, ventanas, etc.).

Los cuatro números que siguen a la letra proporcionan información más específica sobre el problema. Cada número representa un subárea dentro del sistema identificado por la letra. Por ejemplo, en el caso de un código de error «P0302», el «3» indica que el problema se ha detectado en el tercer subárea del tren de potencia, que en este caso podría ser el sistema de encendido.

Los códigos de error OBD2 también se dividen en dos tipos: códigos de falla activos y códigos de falla inactivos. Los códigos de falla activos indican que se ha detectado un problema en el sistema y la luz de «check engine» se ha encendido. Los códigos de falla inactivos, por otro lado, indican que se ha detectado un problema en el pasado, pero que el problema no es actualmente activo.

En resumen, la estructura de los códigos de error OBD2 permite una rápida identificación y diagnóstico de los problemas del vehículo. Al conocer la letra y los números específicos de un código, los técnicos pueden determinar rápidamente el área del problema y enfocar sus esfuerzos de diagnóstico en esa área para reparar el vehículo de manera efectiva.

Evolución a OBD3

Actualmente, se están considerando planes para la siguiente generación de OBD, OBDIII, que llevará a OBDII un paso más allá al agregar telemetría.

Esto significa que utilizando tecnología de transpondedor de radio en miniatura similar a la que ya se está utilizando para los sistemas de cobro de peajes electrónicos automáticos, un vehículo equipado con OBDIII podría informar problemas de emisiones directamente a una agencia reguladora.

El transpondedor comunicaría el número de VIN del vehículo y cualquier código de diagnóstico que estuviera presente.

El sistema podría configurarse para informar automáticamente un problema de emisiones a través de un enlace celular o satelital en el instante en que se enciende la luz MIL o para responder una consulta de una señal celular, satelital o en la carretera sobre su estado actual de rendimiento de emisiones.

La eficacia y el ahorro de costes que ofrecería OBDIII son aspectos muy atractivos para los reguladores, ya que solo el 30% aproximadamente de los vehículos con problemas de emisiones son identificados en las pruebas de emisiones actuales.

Con el monitoreo remoto a través de la telemetría a bordo en un vehículo equipado con OBDIII, la necesidad de inspecciones periódicas podría eliminarse, ya que solo los vehículos que informaron problemas tendrían que ser probados.

Además, OBDIII, con sus informes de telemetría de problemas de emisiones, evitaría a los consumidores la inconveniencia y el costo de tener que someter su vehículo a una prueba de emisiones anual o semestral. Mientras el vehículo no informe de problemas de emisiones, no habría necesidad de probarlo. De esta forma, si se detecta un problema de emisiones, sería más difícil evitar su reparación.


Te dejo acá un detector de protocolos OBD 2


Conoce mas sobre tipos de escaners automotriz multimarcas.

Aquí también encontraras mas marcas como Launch con sus respectivos modelos, e incluso modelos de Autel,

si lo tuyo es menos profesional y buscas algo como conectores OBD2 Bluetooth puedes visitar nuestra tienda.

¡Curso del uso y manejo del escáner automotriz!

¡te invitamos a participar en nuestro cursos de uso del escáner automotriz! 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Settings